“Y el que se purifica lavará sus vestidos, afeitará todo su pelo, se bañará en agua y quedará limpio; y después de que él pueda entrar en el campamento, permanecerá fuera de su tienda siete días. Y será que en el séptimo día, (de nuevo) afeitara el pelo de su cabeza, la barba y las cejas, etc…” (Vaikrá 14: 8-9).

Rashi: Todo el pelo …: [Esto es] una declaración general, seguida de una declaración específica [a saber, “la de la cabeza, la barba, las cejas,”] seguido, a su vez, por otra declaración general [a saber, ” todo su pelo,] “incluir [el afeitado de] todos los lugares donde el pelo crece en un montón y es visible, [que tenga una similitud al cabello de la cabeza, la barba y las cejas]. – [16a Sotá]

De acuerdo con el Sefer HaJinuj (Mitzvá 169, Parashat Tazria) una persona es un Metzora confirmado cuando una mancha blanca del color de un huevo y el tamaño de un grano de cebada, aparece incrustado en su piel. Si el Kohen declara a un Metzora, este es desterrado del campo hasta que el Kohen determine que la mancha blanca ha desaparecido. A continuación, el Metzora, se afeitara todo el cabello y sumergirá en la mikve. El Sefer HaJinuj explica que la mikve no debería ser un kli, sino que debe ser parte de la tierra. El agua debe ser “Jaim Mayim”, el agua que nunca se reunio en un recipiente. Cuando él entra en la mikve debe tener en cuenta que todo el mundo esta bajo el agua, al igual que el primer día de la creación. El estar sin pelo se asemeja a un niño recién nacido que está recién comenzando. Espiritualmente es completamente nuevo.

A continuación ofrece una ofrenda para expiar hablar lashón hará. Y finalmente, se le permite volver al campamento.

Sin embargo, cuando vuelve a entrar en el campamento de Am Israel, no es tan fácil! Una vez tuvo una cabellera y una barba completa. Una vez tuvo cejas y peyot. Ahora se ve anormal! La gente puede reírse de su extraña apariencia. ¿Cómo podemos someterlo a tal ridículo, después de que él ha hecho teshuvá? ¿Esto no va en contra del issur de recordarle al Baal teshuvá su pasado? No se puede purificar sin llegar a ser un espectáculo!?

Esta parte de la teshuvá es la parte difícil. Él ahora no tiene ni la barba ni los peyot para esconderse. Él perdió su reputación y ahora tiene que volver a la sociedad. Al principio la gente puede reír y tal vez incluso lo evite. Algunos le pueden sospechar, “Así que él es el que habló lashón hará de mí.”

En su estado sin pelo extraño sólo tiene una manera de ganar el favor a los ojos de los demás, él debe ganar su confianza a través de la humildad sincera. Ganar la confianza con honestidad es la etapa final de su teshuvá.

Todos podemos aprender del Metzora. Una persona podría pensar, “hice teshuvá, ¿por qué la vida es tan difícil? ¿Hashem no ve lo mal que me siento? ¿Por qué la gente me evita? “Sin embargo, si vamos a reconstruir nuestras vidas y nuestras relaciones no hay que desanimarse. Se necesita tiempo para volver a crearnos a nosotros mismos. Tan cierto como que el pelo vuelve a crecer también lo hará la vida y la reputación sincera del Baal teshuvá.

Shabat Shalom

Rab Naftali Espinoza, Rosh Yeshiva

YouTube player